fbpx
Quémono! en los medios

Los vestidos de Comunión de Quémono!

Por 1 febrero, 2015 No hay comentarios

A mí el concepto “vestido de comunión” no me apasiona. Tienen la culpa las monjas de mi colegio que decidieron que todo eso era un derroche y que era mucho mejor que las niñas (y posteriormente los niños) hicieran la primera comunión con el uniforme del colegio de todos los días. Eso sí, nuevo, “escoscao”, y reluciente, pero el de todos los días. Así que hacías la comunión y luego llevabas la ropa de ese día durante un montón de años. Recuerdo a la modista que nos hacía las faldas que era una artista. Costaban un huevo (al menos para aquellos tiempos) pero eran faldas que crecían contigo y yo creo que la llevé desde cuarto hasta octavo, así que quedó bien amortizada.

Para que veáis que no os miento… esta es la foto de comunión de mi clase y yo soy la que está señalada en el círculo.

Para mí no fue ningún trauma no comulgar de princesita. Es más, en vez de creárseme un trauma infantil lo que me generó fue una aversión profunda a los trajes de marinerito y a los trajes de comunión tipo Mini-Novia. Me parecen un espanto. Por eso cuando las madres del colegio de mi hija (que es el mismo que el mío) protestan porque fíjese usted, vaya cutrez, comulgar con el uniforme, los días que me pilla poco contestataria me callo, y los que no, les digo que yo estoy encantada de la vida.

Ahora bien: es posible encontrar trajes de comunión bonitos y para los que no haya que empeñar un riñón en el intento de comprarlos. Porque encima ¡ozú! ¡Es que son horribles, y horriblemente caros a la par!!!

Los vestidos de Comunión de Que mono a mí me parecen realmente una ricura. Son vestidos hipersencillos, huyendo de cancanes, de volúmenes imposibles, de lazos, de puntillas y de todo lo accesorio. Son vestidos muy simples, con toques que los hacen diferentes y con detalles que los diferencian.

La ventaja de Que Mono es que el vestido lo puedes diseñar tú: eliges el tipo de tela, los complementos, si lo quieres con una cinta, con una flor o con lo que sea… y al final el resultado es un vestido único, hecho a su medida y como tú quieres. Y por menos de 200 euros en prácticamente todos los casos.

Muy pronto en su web estará disponible la nueva colección de arras y vestidos de ceremonia ¡estamos deseando verlos!

Dejar un comentario