fbpx

Ya lo tenías todo preparado: el traje, los complementos, el banquete, la animación, los recordatorios… Pero, en cuestión de un mes, aparece un nuevo virus al que nadie había invitado a esta celebración.  No solamente ha paralizado nuestras vidas, si no que también ha implantado un millón de dudas;  ¿se aplazará la comunión? ¿Le valdrá el vestido para entonces? ¿Me devolverán el dinero del restaurante?

Estamos seguros de que muy pronto podremos volver a la normalidad y retomar todos los planes que teníamos y que tanta ilusión nos hacían. Incluyendo, por supuesto, la comunión de tu hijo.

¿Se aplazará o se cancelará la primera comunión de mi hijo?

Lo primero que vamos a hacer es ver si es necesario aplazar la comunión. Debemos analizar el tiempo que se estima que vamos a tardar en volver a la vida normal y el tiempo que queda para la comunión. China cerró sus principales ciudades el 23 de Enero y cuando se decretó el estado de alarma en España, el 14 de Marzo, ya parecía que las ciudades retomaban un poco la actividad (eso sí, con mascarilla y guantes).

No sabemos si en España necesitaremos también dos meses para recuperar la normalidad, pero incluso si es tanto tiempo, es posible que no sea necesario cancelar las comuniones que tengan lugar a partir de mediados de Mayo.

Por otro lado, sabemos que la Primera Comunión es un sacramento muy importante. Por este motivo, lo principal es saber si queréis aplazar el sacramento, o si existe la posibilidad de  celebrarlo en la intimidad de vuestro núcleo familiar,  siguiendo siempre las indicaciones que indica el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma:

“La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro.”

A partir de ahí, la Iglesia ha recomendado posponer la ceremonia y, si no es posible, realizarla teniendo en cuenta el protocolo establecido por sanidad y, por supuesto, sin banquete. 

Aplazar la comunión por Coronavirus – ¿A quién debes llamar?

¿Ya has decidido que vas a aplazar la comunión o que, al menos, vas a aplazar la celebración? En Quémono! queremos ayudarte a gestionar el aplazamiento de este evento con dos objetivos: que cuando llegue el día en el que por fin podáis celebrarlo todo sea perfecto, y que mientras dure la cuarentena estés lo más tranquila posible en cuanto al tema de la comunión.

Lo primero que te proponemos es hacer una lista de todo lo que tenías reservado y preparado e ir hablando con todos los proveedores para poder aplazarlo. Recuerda que aunque en este momento la actividad al público esté cerrada, muchas empresas siguen trabajando a través de sus servicios telefónicos y online. Empieza a recopilar los contactos de todos ellos y ponte manos a la obra. ¡Seguro que nunca has tenido tanto tiempo para organizar un evento!

Proveedores de comunión

Es fundamental que te pongas cuanto antes en contacto con el restaurante o el catering. Dependiendo de cuándo sea la fecha original de vuestra comunión, deberéis hablar de buscar una nueva fecha, de mantener la original (esperando que para entonces todo haya pasado) o reservar ambas fechas si te lo permiten.

Si tenías encargados recordatorios, llama cuanto antes a la imprenta, paraliza el pedido y retómalo cuando realmente sepas la fecha en la que vais a celebrar la Primera Comunión.

En cuanto a citas con fotógrafos y peluqueros, es conveniente también que te pongas en contacto con ellos. Obviamente, son conscientes de que durante un tiempo las citas que tenían previstas serán canceladas. Pero, cuando todo vuelva a su lugar, también serán los primeros a los que todo el trabajo les vuelva de golpe. Por eso, una vez que tengas concretada la nueva fecha, solicítales una cita.

Es importante, de cualquier forma, que mantengas a tus proveedores informados para que  cuando las cosas vuelvan a la normalidad, todas las comuniones estén perfectamente organizadas. 

Por último, ¡no te olvides de los invitados! Cuando ya lo tengas todo gestionado avísales con la nueva fecha para que puedan reservársela. Si todavía tienes cabos sueltos, puedes decirles que el fácil que la comunión se aplace y que les avisarás en cuanto sepas algo más.

¿Y qué pasa con su traje de Comunión?

Si eres de los que todavía no has encargado el traje pero ya te has decidido por Quémono no tienes de qué preocuparte; somos expertos en pedidos y encargos online.  Te ayudaremos vía telefónica a tomar las medidas y te enviaremos muestras de tejido a tu casa para que puedas elegir los colores.  De esta manera, podremos confeccionar para tu pequeño el look de comunión perfecto. ¿Y si luego no le vale? No hay problema, cambiamos la talla, hacemos arreglos o te devolvemos el dinero.

Si vas un paso por delante y ya tienes el encargo hecho en Quémono o en cualquier otra tienda, llama e indícale a tu tienda si quieres que paralicen el pedido hasta saber la fecha nueva, por si el peque crece, o confírmales que quieres que sigan adelante con él.

 En Quémono! hemos instalado la oficina en casa , y desde aquí seguimos trabajando para poder confeccionar tus pedidos y poder seguir haciendo realidad, aunque sea a medio plazo,  los sueños de los más pequeños. 


Otras entradas que te pueden interesar

¿Quieres enterarte de las novedades el primero?

 ¡Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada! 

Ana de Quémono!

Ana de Quémono!

Creadora de contenido y contadora de historias. Escribo sobre cosas bonitas, por eso puedes leerme aquí.

Dejar un comentario